DESCRIPCIÓN

 

Prótesis mamarias de perfil alto, biodimensionales y anatómicas, lisas o microtexturizadas. Diseñadas para su uso en mamoplastias de reconstrucción y aumento. Los implantes mamarios están fabricados con una cubierta de elastómero de silicona y componentes de gel de silicona. Nuestros implantes están diseñados para producir una adherencia tisular suave. Además tienen una capa de barrera de elastómero de silicona con la cual se minimiza la difusión del gel.

ISELANE LISAS

ISELANE MICROTEXTURIZADAS

DESCRIPCIÓN

 

Prótesis mamarias de perfil extra alto, lisas o microtexturizadas. Diseñadas para su uso en aumento de mamas. Los implantes mamarios están fabricados con una cubierta de elastómero de silicona y componentes de gel de silicona. Nuestros implantes están diseñados para producir una adherencia tisular suave. Además tienen una capa de barrera de elastómero de silicona con la cual se minimiza la difusión del gel.

XTRALANE LISAS

 

XTRALANE MICROTEXTURIZADAS

 

DESCRIPCIÓN

 

Los implantes de glúteos son prótesis permanentes disponibles en una amplia gama de volúmenes. Estos implantes incorporan una capa, de barrera, en su estructura para suprimir el derrame del gel. El gel de silicona es suficientemente cohesivo como para que se sienta como el tejido muscular real y no se mueva en el caso de una ruptura de la prótesis.

ERGOMASS

 

INDICACIONES
  • Hipoplasia mamaria unilateral o bilateral.
  • Reconstrucción mamaria en pacientes, con cobertura tisular adecuada, tras mastectomía o traumatismo.
  • Asimetría o aplasia de la mama.
  • Sustitución de implantes por causas médicas o cosméticas.
  • Deformidad congénita de la mama.
  • Reconstrucción mamaria en pacientes tras mastectomía o traumatismo, en el caso de los expansores tisulares.
  • Tratamiento de deformidades de los tejidos blandos en el caso de los expansores tisulares.
  • Las pacientes deben ser mayores de 18 años para ser candidatas a una cirugía de aumento de tamaño de la mama.
CONTRAINDICACIONES
  • Cobertura tisular que el cirujano determine como inadecuada o inapropiada.
  • Lesiones por radiación, ulcera, mala vascularización o antecedentes de complicaciones en la curación de heridas, pueden afectar en diferentes grados a la idoneidad de la cobertura tisular.
  • Infección activa en el organismo.
  • Existencia de carcinoma de mama sin mastectomía y tumor local residual macroscópico de la mama después de una mastectomía.
  • Enfermedad fibroquística avanzada considerada como premaligna sin mastectomía.
  • Mamas en las que el pezón se sitúa por debajo del pliegue inframamario sin mastopexia concomitante.
  • Trastorno fisiológico que, según el cirujano, suponga un riesgo elevado indudable durante la cirugía y/o de complicaciones post-operatorias. Obesidad, hábito de fumar, diabetes, patología auto inmune, coagulopatía, patología pulmonar o cardiovascular crónicas graves, pueden afectar en diferentes grados a la idoneidad de la paciente para la implantación quirúrgica.
  • Empleo de fármacos que puedan ocasionar un riesgo quirúrgico elevado y/o complicaciones post-operatorias significativas, incluidos los fármacos que puedan dificultar la coagulación sanguínea.
  • La terapia de radiación es una contraindicación relativa y puede dificultar el uso del expansor tisular y aumentar el riesgo de complicaciones.
  • Repetidos fracasos previos de corrección de contornos.
INFORMACIÓN QUE DEBE PROPORCIONARSE A LA PACIENTE

Se sabe que la cirugía con implantes mamarios beneficia a las pacientes desde el punto de vista tanto físico como psicológico. Entre los beneficios esperados se pueden mencionar los siguientes: restablece la imagen del cuerpo completo, facilita la recuperación emocional tras un cáncer, elimina la necesidad de utilizar prótesis externas, recupera la simetría corporal, proporciona libertad para elegir la ropa o realizar actividades físicas, y mejora las relaciones sexuales e interpersonales.

Antes de tomar una decisión, se recomienda hablar con un consejero sobre cualquier asunto no médico. Una vez que la paciente haya recibido toda la información y antes de tomar una decisión final, deberá tomarse como mínimo 30 días para pensar sobre los riesgos y beneficios que comporta un implante mamario.

Se recomienda a las pacientes que discutan con su médico cualquier operación quirúrgica previa realizada sin éxito, infecciones, enfermedades psicológicas, pechos “ cíticos” dolorosos, un historial de cáncer que se haya propagado, o cualquier medicamento que se haya tomado y que pueda alterar la coagulación sanguínea.

Las pacientes deben recibir información sobre las operaciones quirúrgicas de implantes. Estos implantes se pueden colocar detrás del tejido mamario , bien delante o detrás de los músculos torácicos, y las incisiones se pueden realizar en diferentes lugares , como inframamaria, periareolar o transaxilar.

Lo más probable es que esta operación quirúrgica se lleve a cabo bajo anestesia general, lo cual añade un riesgo leve pero importante a toda la operación.Después de la operación, es posible que la paciente deba llevar un tubo de drenaje durante unos días para extraer cualquier líquido presente en la herida.

La operación quirúrgica se puede completar en un día o puede requerir una hospitalización de 2 a 3 días, en caso de tratarse de una cirugía más compleja. Las pacientes deben consultar el tratamiento postoperatorio con su cirujano, ya que la herida puede tardar varias semanas en sanar. Se debe comentar con la paciente la necesidad de evaluar la integridad del implante y el método que se utilizará para esta evaluación.

ADVERTENCIAS
Antes de tomar la decisión de realizar la cirugía, el cirujano debe informar a la paciente sobre las advertencias enumeradas. El cirujano debe advertir a la paciente que el control médico de las reacciones adversas puede hacer necesaria la explantación de la prótesis.

Los implantes pueden romperse en cualquier momento. El riesgo de rotura aumenta con la edad del implante Para prevenir el riesgo de rotura, puede que los implantes se tengan que retirar pasados unos años.

Se debe informar a las pacientes de que los implantes pueden romperse, lo que obligaría a realizar una nueva intervención quirúrgica para su sustitución o revisión. Las causas de rotura incluyen:

  • Daños producidos por el instrumental quirúrgico.
  • Otros traumatismos producidos durante la cirugía, como un manejo o manipulación inadecuados.
  • Contractura capsular o calcificaciones abrasivas en la cápsula fibrosa.
  • Capsulotomía cerrada o externa.
  • Factores estresantes como traumatismos, actividad física intensa, masajes y/o manipulación vigorosa.
  • Compresión excesiva durante la realización de una mamografía.

 

La formación de una cápsula de tejido fibroso alrededor de un dispositivo implantado es una respuesta fisiológica normal. La contractura de la cápsula fibrosa sigue siendo una complicación frecuente después de la cirugía con implantes mamarios. Se desconoce la causa de la contractura capsular, pero lo más probable es que sea multifactorial. La contractura se desarrolla en diferentes grados, de forma unilateral o bilateral, y puede ocurrir en el plazo de semanas a años después de la cirugía.

La contractura de los tejidos de la cápsula fibrosa que rodean al implante puede originar un rango de síntomas que incluyen: firmeza, molestias, dolor, distorsión, palpabilidad y/o desplazamiento. Los casos graves son los que tienen una mayor importancia clínica y pueden obligar a la intervención quirúrgica. La contractura capsular puede recidivar después de la realización de procedimientos quirúrgicos correctores.

NO tratar la contractura capsular mediante compresión o masaje externo, procedimientos que pueden originar la lesión, o formación de pliegues en el implante, y/o hematoma.

 

La infección alrededor del implante mamario puede producirse días, semanas o incluso años después de la cirugía. Los signos de infección aguda registrados en asociación con los implantes de mama incluyen: eritema, hipersensibilidad. Acumulación de líquido, dolor y fiebre.

El eritema puede producirse asimismo como una respuesta normal a la expansión.

La infección que no responde al tratamiento puede obligar a la extracción del implante.

El síndrome de choque tóxico ( TSS ) ha sido descrito como posible complicación de la cirugía de implante mamario y puede asimismo estar asociado con otros tipos de cirugía de implante mamario y puede asimismo estar asociado con otros tipos de cirugía de implantes.

 

La necrosis puede inhibir la curación de la herida y obligar a una corrección quirúrgica y/o explantación. Como resultado de la necrosis se puede producir una deformidad permanente de la cicatriz.

 

El hematoma y seroma postoperatorios pueden inhibir la curación de la herida y hacer necesaria una corrección quirúrgica y/o la explantación.

 

En estudios para evaluar las cápsulas alrededor de expansores tisulares TEXTURIZADOS se ha descrito la posible presencia de partículas de silicona dentro de las células gigantes, indicativa de una reacción local ( y no específica ) a cuerpos extraños, y la formación de granulomas de silicona. Otro estudio sugiere que determinados tipos de células de cápsulas, incluidas algunas percibidas como células gigantes , pueden realmente ser células secretoras que se formen como respuesta a las fuerzas de fricción del expansor tisular, proporcionando lubricación en la interfaz cápsula/ expansor.

 

Si la cobertura tisular no es la adecuada o suficientemente estable, y/o hay complicaciones en la curación de la herida, puede producirse la extrusión del implante.

 

Los implantes de mama pueden complicar la interpretación delas imágines mamográficas al ocultar parte de los tejidos mamarios subyacentes y/o comprimir el tejido subyacente. Las imágenes del tejido mamario pueden mejorarse mediante la colocación submuscular del implante. Las marcas de orientación son visibles en las imágines mamográficas y deben tenerse en cuenta durante la interpretación de las mismas, en el caso de los productos anatómicos rellenos de gel de silicona. Las pacientes deben ser instruidas también respecto a:

  • Informar al radiólogo de la presencia, tipo y colocación de los implantes, así como de la presencia y ubicación de las marcas de orientación ( si procede) .
  • La ecografía puede ser una técnica útil junto con la mamografía.

Como es de esperar después de la realización de cualquier procedimiento quirúrgico invasivo, tras la implantación puede producirse un dolor de intensidad y duración variables. Además, un tamaño incorrecto, una colocación o técnica quirúrgica inadecuadas, o una contractura capsular pueden dar lugar a dolor por pinzamiento nervioso o interferencia con el movimiento muscular. El dolor sin causa explicable debe ser investigado con prontitud.

En el caso de los expansores de tejido, el proceso de expansión puede causar molestias, pero no debe causar dolor excesivo. El dolor puede ser indicación de una expansión que supera la tolerancia del tejido, lo que produciría isquemia y necrosis. Debe suspenderse la expansión hasta que se resuelva el problema del dolor.

 

Existe un riesgo de disestesia( distorsión del sentido del tacto) temporal o permanente después de la realización de cualquier procedimiento quirúrgico invasivo. En casos raros, se han descrito efectos de tracción y compresión sobre nervios asociados a la expansión tisular.

 

Puede producirse deformidad del tejido cicatricial, cicatrices hipertróficas, asimetría, desplazamiento, tamaño incorrecto, contorno diferente al esperado, palpabilidad y deslizamiento (en los implantes rellenos de suero fisiológico ). En algunos casos, los problemas cosméticos también pueden dar lugar a problemas médicos. La planificación quirúrgica minuciosa y las técnicas utilizadas pueden disminuir al máximo, pero no impedir, el riesgo de dichos resultados.

 

La ptosis se produce de forma natural en todas las mamas con el transcurso del tiempo.

 

La expansión tisular es un proceso que requiere mucho tiempo y trabajo, y que puede originar distorsión e incomodidad temporales.

 

La calcificación se produce generalmente en los tejidos mamarios maduros con o sin implantación . la microcalcificación después de la implantación se produce de forma característca en la cápsula fibrosa o alrededor de la misma, en placas delgadas o acumulaciones. La microcalcificación extensa puede originar dureza de la mama, molestias y puede obligar a efectuar un procedimiento quirúrgico.

 

En caso de explantación, puede percibirse atrofia tisular. En algunos casos raros, se ha registrado deformidad de la pared torácica en asocianción con el empleo de implantes de mama.

 

Algunas cantidades pequeñas de gel de silicona pueden difundirse a través de la envoltura de elastómero del implante. En la literatura médica se ha publicado la detección de cantidades minúsculas de silicona en la cápsula periprostética, ganglios linfáticos axilares y en otras regiones distales en pacientes con implantes convencionales rellenos de gel y aparentemente íntegros.

 

Se puede producir un colgajo tisular inadecuado después de la expansion, que puede requerir cirugía y expansión adicionales.

 

Se ha descrito una compresión de la pared torácica asociada al uso de expansores tisulares para reconstrucción de mama. La presencia de una cápsula gruesa, que origina una mayor resistencia a la expansión, puede ser un factor que contribuya a esto. Raras veces se produce resorción del hueso.

 

Puede darse una deformación permanente de los implantes mamarios rellenos de gel cohesivo, la cual requiere una cirugía de revisión para reemplazar los implantes. Esto puede ser causado por traumatismos durante o después de la cirugía.